ASSILAH-TANGER-MALAGA-MADRID


Assilah es una de esas ciudades de las que no tenemos idea ni conocimiento pero que una vez que las recorremos surge el interés por conocer su pasado histórico y ahí si que nos damos cuenta de la tremenda importancia que tuvo en su trayectoria.
Pero lo que hoy se ve es una ciudad limpia, muy cuidada, asomada al oceáno atlántico con sus casas pintadas de blanco y azul, las puertas de las casas todas, absolutamente todas, pintadas de azul, muchas flores en maceteros, en síntesis un verdadero hallazgo fuera del circuito turístico habitual.
Y de Assilah a Tanger hay un solo paso de 70 kms.
Entrar a Tanger es otro mundo, mucho transito, demasiado para mi gusto, una ciudad muy grande con enorme cantidad de edificios en construcción y un hotel que nos espera en inmejorable ubicación al lado de la medina y con vista al mar mediterraneo.
El viaje ya esta llegando a su fin, comienza la nostalgia de la despedida, el rememorar lo vivido, el recuerdo de los compañeros de un viaje único e irrepetible.
De Tanger a Ceuta son pocos kilómetros y de allí a tomar el Ferry nuevamente que nos devolverá a la España continental, a Málaga lugar donde devolvemos las motos y de allí a Madrid en el tren AVE y luego el vuelo a Argentina y se acabo…
Gracias a Monica y Emilio por su excelente organización sin fisuras y con tantas sorpresas. A Ruben por su disposición y la tranquilidad que nos brindó, a mis compañeros de viaje, Ariel y Mónica; Eduardo; Eduardo otra vez; Rodrigo; Leonardo y Mirta por todos los momentos vividos.
Sin duda que este viaje queda atesorado como uno de los mejores jamás realizados.