Mar del Plata - Federación


Y otra vez Brasil nos convoca con ese fortísimo llamado que impulsa a Sergio a recorrer 2500 kms con su camioneta, su tráiler y su moto hasta Mar del Plata para comenzar desde ahí un nuevo viaje a las verdes tierras Brasileras.
En esta ocasión íbamos en búsqueda de no solo las playas y el agua sino también de las serranías de los Estados de Santa Catarina y de Rio Grande do sul que el viajero normalmente esquiva para llegar lo mas rápido posible a las playas, la verdad es que no saben lo que se pierden.
Para no tener que hacer otra vez la aburrisídima ruta 2 hasta Buenos Aires y el ya consabido tránsito hasta Zaráte para cruzar el puente y entrar en tierras entrerrianas, buscamos una ruta alternativa y pusimos proa hacia Tandil por la bonita ruta 226.
Monto en esta ocasión a mi nueva adquisición, "Bárbara" –asi se llama- mi RT tan parecida a Ursula pero con tantas diferencias tecnológicas, lo que si las asemeja es la ansiedad por hacer rutas nuevas y recorrer kilómetros y kilómetros con estilo.
Sergio, por su parte, conduce su ya veterana Adventure, testigo de mil caminos. Y de los quesos y salamines de Tandil seguimos la ruta hasta Luján y allí comenzó la lluvia que no nos abandonaría hasta llegar a Federación, bien al norte de Entre Rios.
Por suerte la ruta nacional 14 que bordea el rio uruguay esta en muy buen estado y es autovía lo que ayuda muchísimo al transito, mas aún cuando tenes que luchar contra la lluvia; los baldazos de agua con barro que te envuelven cuando pasas algún camión; el visor del casco que si lo bajas para no mojarte se empaña y si lo levantas aunque sea un par de milímetros justo por ese diminuto agujerito se cuela toda el agua del universo.
Y asi, esquivando los charcos que en algunos lugares se acumulan y que pueden ocasionar el tan temido efecto de acuaplaneo y huyendo de los que pese a la escasa visibilidad van a mil por hora, logramos llegar a Federación, la bonita villa termal enclavada a orillas del rio Uruguay.