Día 18 - Iquique - Tocopilla - Calama


El día amaneció con la misma bruma que lo dejamos ayer como si estuviera nublado pero es bruma del mar ya que el viento supla del oeste y la ciudad esta envuelta en esa masa húmeda y con olor a mar lo que en principio me hizo pensar sobre la inconveniencia de seguir la ruta Iquique - Tocopilla que bordea el mar durante aproximadamente 230 kms rumbo al sur.-
Pero luego de desayunar y conversar con el encargado del hostal decidí explorar esta nueva ruta que tendría el atractivo del mar en todo su trayecto y la verdad es que no nos equivocamos para nada ya que el paisaje que tuvimos a la vista fue en todo momento hermosísimo: el océano Pacífico a nuestra derecha con sus playas de piedra o de arena sus piedras y acantilados y a la izquierda el desierto de Atacama en un contraste imperdible.-
Este trayecto nos habia sido recomendado por amigos motoqueros de Mar del Plata, Perla y Hugo, quienes lo hicieron un par de años atras y ahora yo me sumo a la recomendación, es un camino que hay que hacer ya que es muy pintoresco.- Cada tanto en pequeñas caletas aparecen pueblitos de pescadores, minúsculos donde por cierto no entramos pero que adivino se deben comer unos mariscos super frescos y deliciosos.-
Pasamos por una explotación de sal y por otra de algas marinas y también vimos en varios lugares distintos personas juntando algas marinas metidos dentro del agua con la ayuda de otros que desde la playa ayudaban.-
Llegamos por fin a Tocopillas una población que sufrió un fuerte terremoto en noviembre de 2007 cuyas consecuencias se pueden ver en éste mismo momento ya que hay mucho escombro y sobre todo muchísimas viviendas mas que precarias asentadas sobre la avenida de ingreso a la ciudad.-
Dimos con el "Mercado Municipal" que en su parte externa tiene algunos restaurantes que hacen juego con el pueblo pero que ofrecen un variado menú de pescados y mariscos y hacia allá fuimos a devorar unas excelentes albacoras a la plancha con arroz y ensalada que estaban para chuparse los dedos.-
A su término montamos a Ursula rumbo a Calama -lugar donde nos encontramos en éste momento- ubicado a unos 150 kms hacia el este, es decir tierra adentro subiendo montañas.-
El termómetro de Ursula pasó de los 20 a los 31 grados con rapidez y sobre el desierto se veia como se formaban grandes remolinos de viento que levantan la tierra marrón y superfina del lugar, que parece un polvillo o talco.-
Se veian remolinos a derecha e izquierda algunos muy grandes y que aparentemente se forman de la nada y en cualquier momento, asi que sacamos algunas fotos que espero puedan mostrar lo que aqui describo.-
Claro que ese viento que se adivinaba lejano nos cobró peaje ya que al rato comenzó a soplar muy fuerte desde el norte, es decir desde nuestra izquierda, haciendo que Ursula su pusiera en un pronunciado ángulo de avance luchando contra su fuerza.-
En un momento determinado y sin aviso alguno nos vimos metidos en medio de uno de esos famosos remolinos que nos golpeó como si un camión hubiera pasado en sentido contrario tirándonos sus ráfagas encima, fue solo un segundo pero nos desequilibró bastante en nuestra marcha.-
Luego de varias subidas y bajadas el viento comenzó a disminuir y por fin llegamos a Calama, una población bastante importante que al estar metida en medio del desierto de Atacama posee bruscas diferencias de temperatura entre el día y la noche, es decir días calurosos y noches frias en extremo.-
Aqui estamos alojados a 2.260 metros de altura y mañana haremos el cruce por el paso de Jama reingresando a nuestro país si es que todo marcha bien.-